Las Merindades

Información general

La comarca de Las Merindades está situada en el norte de la provincia de Burgos. Está formada por más de 360 núcleos de población, extendidos en una superficie cercana a los 3.000m2.
En ella, el Ebro y la Cordillera Cantábrica han condicionado un paisaje contrastado, que posibilita la convivencia de diferentes especies vegetales y animales. Está limitada al oeste y noroeste por la comunidad autónoma de Cantabria, al noreste la provincia de Vizcaya, al este la provincia de Álava y al sur por las comarcas burgalesas del Ebro, La Bureba y Páramos.

Naturaleza en Las Merindades

Las merindades son un verdadero privilegio natural, su condición de espacio de transición vegetal y bioclimática entre el atlántico y el mediterráneo, ha dado origen a un variado, contrastado y colorido paisaje.

Además en Las Merindades confluyen tres grandes unidades del relieve: el Valle del Ebro, la Cordillera Cantábrica y la Meseta. La constante oposición entre zonas deprimidas, con elevaciones que superan los 1700 metros, otorgan al paisaje la calidad de único. Todas estas características hacen que en Las Merindades resulte posible encontrar zonas muy próximas con características físicas totalmente opuestas.

En este escenario natural se albergan verdes valles, umbríos bosques, perfilados roqueros, montañas solitarias y cascadas caudalosas. Paisajes que presentan un aspecto diferente en cada estación del año. En este entorno habita una rica diversidad de fauna y flora.

Esta riqueza natural ha contribuido a la declaración de varias áreas como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria). Los Monumentos Naturales de Ojo Guareña y Monte de Santiago y los Parques Naturales de Montes Obarenes y Hoces del Alto Ebro y Rudrón, forman parte de la Red de Espacios Naturales de Castilla y León.

Gastronomía en Las Merindades

En esta comarca ha tenido mucha importancia la actividad ganadera y agrícola. La naturaleza de los productos gastronómicos y el sistema tradicional de elaboración les conceden una gran calidad.

En la mayor parte de sus poblaciones es posible encontrar buenos productos de huerta o de granja como hortalizas, huevos o frutas. La naturaleza también provee de productos de calidad como los perrechicos, los níscalos y otras variedades de setas y hongos. También la miel y todos sus derivados, naturales y de gran calidad se dan en estos parajes.

Dentro de estos productos destacan las lechugas de Medina de Pomar, única en España con Marca de Garantía.

Medina de Pomar

Medina de Pomar es el municipio más poblado de la comarca de Las Merindades. Su entorno está caracterizado por los paisajes ribereños de los ríos Nela y Trueba o Salón, los escarpes de la sierra de la Tesla, los pinares de Losa, y los llanos dedicados al cultivo de cereal, patata y lechuga. El término está compuesto por Medina, la capital, y sus 18 pedanías y 17 barrios, con una población aproximada de 6.000 habitantes.

Esta ciudad cuenta con una privilegiada ubicación geográfica y un rico patrimonio artístico y cultural. Un arrogante alcázar, conocido como Las Torres, recuerda un pasado señorial, vinculado a la familia de los Condestables de Castilla. El trazado medieval de su casco urbano y el monasterio de Santa Clara están entre sus indiscutibles valores. El alcázar alberga el Museo Histórico de las Merindades.

La ciudad de Medina cuenta con varias zonas verdes situadas en la ribera del río Trueba. Estas áreas naturales son el mejor espacio para contemplar la naturaleza, pasear, etc., sin salir del casco urbano.

En cuanto a la gastronomía, varios son los productos que podemos encontrar en Medina. Privilegiada con un excelente microclima, tiene una tierra fértil en productos de calidad. Cabe destacar la Lechuga de Medina, aunque no hay que perder de vista al resto de alimentos que se producen en las huertas medinesas así como la carne y repostería. La gastronomía de Medina de Pomar se compone de un menú cuyos sabores y aromas no defraudarán a los paladares más exigentes.